Escrito por: Ruth Nieto y Fernando Lourido (la web de Byron) para la revista Dogsbreeders



Para ubicar históricamente la aparición del perro lobo checoslovaco debemos remontarnos al ocaso de la segunda guerra mundial. Europa se dividió en dos frentes, oriental y occidental, la franja que los separaba fue llamada el Telón de acero, del que llegó a formar parte la Republica de Checoslovaquia en su lado oriental. En este entorno político y social se enmarcan los inicios del Perro lobo Checoslovaco.

En el Telón de acero perteneciente a la Republica de Checoslovaquia, las labores de rastreo y reconocimiento de la frontera se realizaban bajo condiciones climatológicas y físicas extremadamente duras; para ello se utilizaban principalmente Pastores Alemanes, hasta el momento los perros que mejor resultado habían dado para la seguridad fronteriza.

En 1955, en la localidad de Libejovice, en bohemia del sur, se inició un proyecto científico a manos del Coronel y biólogo Karel Hartl. Su objetivo inicial no era la de crear una nueva raza, si no estudiar la viabilidad de reproducción entre perros y lobos así como la de su descendencia, para posteriormente utilizarlos en labores de seguridad fronteriza, principalmente en tareas de rastreo. Se deseaba disponer de ejemplares que subsanaran las limitaciones físicas de los pastores alemanes para desarrollar ese trabajo en un entorno tan abrupto. Para iniciar las pruebas se seleccionó el pastor alemán y el lobo de los Cárpatos, muy adaptado al medio deseado.

El primer cruce optimo se realizó entre una loba llamada Brita y el pastor alemán Cezar Z Brizoveho haje, del que nació la primera camada el 25 de mayo de 1958.
El segundo cruce se realizó entre la misma loba Brita y el pastor alemán Kurt Z Baclavky.

De esta forma se crearon las dos primeras líneas de sangre de la raza que servirían para sostener las siguientes tareas del proyecto.

La primera y segunda generación de estas líneas fueron, estéticamente hablando, similares al perro, pero mostraban un carácter mucho más fuerte. En cuanto a temperamento, tenacidad, timidez y agresividad eran semejantes a las de los lobos.

Karel Hartl concluyó que era posible procrear entre lobos y perros y que la mayoría de la descendencia era valida para la procreación y continuación de la cría.

Parte de los perros nacidos de estas dos camadas fueron enviados a las perreras militares en la frontera de Eslovaquia y cruzados con otros pastores alemanes que no tenían parentesco con los utilizados inicialmente.

Según avanzaba el proyecto, se pudo comprobar que los híbridos de la segunda generación en adelante se podían educar y entrenar si estos eran apartados de sus madres a tiempo y criados de forma individual. Los individuos de tercera y cuarta generación fueron adquiriendo una estética más lobuna, pero aún así seguían siendo diferentes tanto al pastor alemán como al lobo. Se utilizaron con éxito por el ejército como perros de servicio en la guardia fronteriza. El resultado fue realmente bueno, lo que propició la decisión de crear una raza a partir de los trabajos realizados.

Tras múltiples pruebas se verificó su mayor capacidad de recuperación física y se determinó que su sensibilidad olfativa y resistencia a los cambios de tiempo y humedad también era mayor que la de los pastores alemanes.

El proyecto se finalizó en 1965, cuando Karel Hartl redacta el estándar racial y un plan para la cría de esta raza aún no reconocida. Consistía en combinar las cualidades útiles del perro con las favorables del lobo.

Posteriormente, en el año 1968, en Bychory ubicada en la Republica Checa, se realizó otro cruce en las perreras de la policía. Esta vez entre el lobo Argo y la hembra pastor alemán Asta Z SNB, dando lugar a la tercera línea de sangre. En este momento se empieza a hablar de perro lobo Checo.

Tras la invasión de la URSS en 1968 se produjo en la República Checa la orden de eliminar la raza. Muchos híbridos fueron enviados a perreras cercanas a Malacky, Bratislava en Eslovaquia, separándolos así de la guardia de fronteras y del telón de acero. De esta manera, el ejército dejó de presionar a los criadores para crear especímenes validos para el trabajo en la frontera y pudieron trabajar en la unificación de la estética de la raza. Los criadores civiles tomaban el mando del proyecto, llevado hasta el momento por mando estrictamente militar.

El responsable de las perreras de Malacky, el mayor Frantisek Rosik, en colaboración con el coronel Karel Hartl, se encarga de seguir el programa de cría utilizando en el año 1972 el lobo Sarik y las hembras hibridas Xela Z Straze Pohranicni y Urta Z pohranicni, pertenecientes a la tercera y quinta generación respectivamente.

En el año 1979 nació Rep Z Pohranièní, un hibrido gris, con la mascara característica y una apariencia mucho mas lobuna. Fue utilizado como reproductor creando cachorros mucho más lobunos que lo visto hasta el momento. A partir de Rep Z Pohranièní se generó el estándar de lo que hoy conocemos como perro lobo checoslovaco.

Durante la primera mitad de los años 80 el nombre de la raza se actualizó de Perro lobo Checo a Perro lobo Checoslovaco debido a la aportación realizada por los eslovacos.

A finales del año 1981 se permitió la creación del club y la realización del registro genealógico de los 43 especímenes existentes en el momento. 10 años después se habían inscrito 1552 perros.

El 20 de Marzo de 1982 se fundó el club de criadores de perro lobo checoslovaco en BRNO. En el mismo año tras la propuesta de los criadores se reconoce el Perro lobo checoslovaco como raza nacional.

Por desgracia, los criadores eslovacos ignoraron el programa de cría desarrollado por Karel Hartl anteriormente y cruzaron indiscriminadamente con Rep Z Pohranièní. El resultado fue que el 83% de los perros lobos checoslovacos eran parientes cercanos, con el peligro que conlleva la consanguinidad para la raza. Debido a esto se decidió introducir otra línea independiente con el fin de recuperar una situación insostenible.

La última aportación de sangre lobuna a la raza ocurre en Libejovice, Bohemia del sur, con el cruce entre el pastor alemán Bojar Von Schotterhof y la loba Lejdy. La camada nació el 26 de abril de 1983. En esta camada nació Kazan Z Pohranicni, que fue utilizado para la mejora de la raza.

En resumen, la raza fue constituida sobre 4 lobos (Brita, Argo, Sarik y Lejdy) y múltiples pastores alemanes.

El estándar de perro lobo checoslovaco fue ratificado de forma preliminar por la FCI el 13 de junio de 1989 en Helsinki, asignándole el numero 332. Pasaba a formar parte del grupo de razas en pruebas con duración de 10 años. Finalmente, en el año 1999 la FCI registra la raza Perro lobo Checoslovaco de forma definitiva con el estándar n332/03.09.1999 englobado en el grupo 1, perros de pastor y perros boyeros. Dejan de considerarse híbridos y pasan a constituir una raza reconocida.



© La Manada de Tuky

Site desing by LMT using Bootstrap